Clase anterior Completar y continúar  

  Adopta una fílosofia de nutrición

Afortunadamente, para la mayoría de nosotros la razón por la cual nos llevamos la comida a la boca va mas allá del mero hecho de sobrevivir. ¿Qué es una filosofía de nutrición? Es muy fácil de entenderlo con este ejemplo; un culturista come para ganar mucho músculo y un maratonista come para aumentar el rendimiento deportivo y durar más tiempo corriendo. Un vegano come sólo productos de origen no animal por respeto al medio ambiente y a los animales. La mayoría de nosotros somos hedonistas y comemos por puro placer.

Mi pregunta es ¿para qué comes?

Esta pregunta es para que empieces a conocerte en el ámbito nutricional. ¿Cuáles son tus objetivos? Pero, sobre todo, identificar tus móviles y comportamientos. ¿Por qué comes como comes? ¿Y, por qué comes de la manera que comes?

El beneficio de adoptar una filosofía de nutrición es que te será más fácil crear cierta adherencia a ella, ya que se trata de tus principios éticos, morales y espirituales. Sin duda son principios más arraigados, al contrario de lo que sucede cuando haces una dieta con un objetivo en concreto, como para competir en una competencia de culturismo, la cual, dejarás de practicar cuando termines dicha competencia.

Mi filosofía de nutrición

Por orden de importancia, les explicaré brevemente mi filosofía de nutrición o “para qué como”:

1 - Mantenerme saludable: Mi enfoque principal es maximizar la salud a la hora de comer, priorizando alimentos como frutas y verduras y minimizar o eliminar aquellos alimentos que están asociados a patologías y obesidad.

2 - Respeto hacia el medio-ambiente: Soy partidario de no sacrificar a un ser vivo para aprovecharme de éste. Mi dieta es vegetariana, no por salud, sino por respeto hacia los animales y al medio ambiente. Sin embargo, solo cumplo esta condición si el factor socio-económico me lo permite. Dependiendo del contexto y del país donde se vive, una dieta vegetariana suele ser más costosa que una dieta omnívora, tomando en cuenta que el tiempo de conserva de los vegetales es mucho menor. Además, la proteína animal suele aportar más energía que la vegetal. Con los vegetales hay que pagar más por la misma cantidad de energía. En la mayoría de países, una persona de bajos recursos económicos no se puede permitir una dieta vegetariana en buenas condiciones, especialmente en aquellos países tercer mundistas en donde hay escasez de alimentos y los costos son elevados en relación al poder adquisitivo de la mayoría de las personas.

Me gustaría que todos fuéramos conscientes del impacto medio-ambiental e inhumano que suponen la mayoría de dietas occidentalizadas. Sin embargo, no es un tema que trataremos en este vídeo curso, así que la mayoría de ejemplos expuestos están orientados a dietas omnívoras.

3 - Mantener un equilibrio anímico y emocional: Como decía Nietzsche; “hay más sabiduría en tu cuerpo que en tu filosofía más profunda”. Debemos adaptar los alimentos a lo que somos. Puede que una cebolla sea saludable pero si no la digieres entonces para ti no es saludable, es tóxica. Entonces, cuando comes algo, ¿te has fijado sobre cómo el alimento te ha hecho sentir? Es importante saber qué efectos tienen los alimentos sobre nosotros mismos. Aunque no lo creas, los alimentos y nuestra relación con ellos tienen un gran impacto en nuestro estado anímico y emocional. El conocer qué nos viene bien, en qué momento y en qué cantidad, nos ayudará a hacer mejores decisiones para nosotros mismos, para así vivir en armonía.

4 - Soportar mis necesidades energéticas: Hago deporte y no tengo pensado dejar de hacerlo, entre eso realizo un par de sesiones de HIIT semanales, progresiones de calistenia y frecuentes prácticas de yoga. Es obvio que mis necesidades energéticas son mayores que las de una persona sedentaria y por eso planifico mi alimentación en base a ello.

5 - Verme bien: Soy de los que piensan que los músculos grandes no son necesarios, es más útil entrenar para tener un cuerpo fuerte y funcional que me permita desenvolverme en la vida real y no en un gimnasio. Los músculos vendrán por si solos y de forma natural a medida que vayas entrenando y nutriendo tu cuerpo. Por lo que pienso que la estética aparece cuando obedeces las reglas naturales: moviéndote y comiendo alimentos reales. Sin embargo, te estaría mintiendo si te digo que no manipulo la comida con este fin. Hago una repartición de macronutrientes estratégica con el fin de ganar volumen o perder grasa cuando me apetezca. Eso sí, siempre respetando la salud física, mental y emocional, como mencione anteriormente.

6 - Placer: Personalmente acepto que en la vida moderna es difícil resistirse a las tentaciones de alimentos con alta palatabilidad, como lo puede ser un rico tiramisú, una jugosa hamburguesa de un restaurante vegano o una pizza. Es obvio que también consumo este tipo de alimentos de vez en cuando, sólo que intento no ser un esclavo de ellos. Por el contrario, intento que éstos sean de la mayor calidad posible, con ingredientes frescos y sin olvidar a los alimentos reales. También intento que los alimentos reales me proporcionen placer. El secreto está en saberlos cocinar. Muchas veces encuentro más placer en una ensalada de atún que en una bolsa de papas fritas de McDonald’s. De vez en cuando practico el comer simple, con poca sal, sin mucho sabor, lo más natural posible. Una práctica que llevo a cabo para no mal acostumbrar al paladar.

En pocas palabras, no me considero paleo, vegano, crudivegano, vegetariano, contador de calorías u omnívoro. No me identifico con ninguno. No me gustan las etiquetas. Intento priorizar los alimentos reales y naturales sobre los procesados y ultra-procesados. Mis principios alimenticios se basan en la ciencia, pero, sobre todo, en lo que me ayude a cubrir mis necesidades energéticas, mantener cierta musculatura, poca grasa y me proporcione un bienestar físico, mental y emocional.

Adopta una filosofía de nutrición

Te recomiendo que adoptes una filosofía de nutrición. Después de todo, es más fácil respetar una filosofía que ir por la vida sin rumbo. Decía Seneca que cuando un barco no sabe hacia donde navega, ningún viento le es favorable.

Puede que en este momento te estés preguntando; ¿Cuál es la mejor filosofía? ¿Cuál es la mejor dieta? Si tienes dudas, en esta guía encontrarás este tipo de respuestas, junto a numerosas pautas nutricionales actualizadas.


Dicho esto, empezamos con el primer video-curso.    

Descripción
5 comentarios